Translate

sábado, 20 de noviembre de 2010

Limpiando el organismo

Debemos pensar en nuestro cuerpo como nuestra casa, automóvil, ofc o cualquier máquina. Así como limpiamos por fuera y por dentro lo antes mencionado, de la misma manera debemos hacerlo con nuestra estructura física. No solo un buen baño con jabón es necesario para sentirnos y estar limpios, hay que entender que la misma limpieza debe hacerse por dentro.

A lo largo de nuestra vida existen momentos en los que el organismo está saturado y nosotros lo notamos porque nos encontramos con un malestar general. En estos periodos es necesario que llevemos a cabo una depuración para conseguir que volvamos a la normalidad eliminando todo lo que nos sobra. Por ello vamos a presentar una forma de conseguir una correcta depuración mediante el uso de la cebolla preparada en sopa, que nos ayudará a depurar el organismo a la vez que lo mantenemos nutridos.


No se trata de una dieta, ya que eliminamos una serie de nutrientes esenciales que necesitamos para vivir, lo que hace que no podamos prolongar por mucho tiempo esta alimentación, ya que podemos sufrir las consecuencias. Solamente la emplearemos en periodos de ayuno en los que lo que busquemos sea una limpieza del organismo.

Todos sabemos que la cebolla es un alimento que tiene infinidad de propiedades medicinales beneficiosas para el organismo. Junto a esto es una fuente importante de minerales, vitaminas y fibra que sumado a su bajo aporte calórico lo convierten en un alimento ideal para guardar la línea. Entre los minerales hay que destacar el aporte de calcio, fósforo, magnesio y hierro que nos aporta, y entre las vitaminas destacaremos la B, C y E, necesarias en el organismo, ya que son las encargadas de la regeneración celular del organismo.

Estas propiedades de la cebolla son las que la convierten en algo más que un aliño, y por ello muchas personas las usan como depurativo del organismo. Y es que no solo nos aportará buenas dosis de nutrientes, sino que es destacable por sus propiedades depurativas, pues se trata de un óptimo diurético que se encarga de ayudarnos a acabar con la retención de líquidos y sustancias tóxicas del organismo, función que se acrecienta si lo tomamos en ayunas.

Estas características de la cebolla la convierten en el alimento óptimo para depurarnos. Para prepararla en sopa debemos reunir varios tipos de cebollas que nos aportarán más nutrientes y un sabor diferente. Echaremos mano de cebollas blancas y moradas que cortaremos en trocitos y a las que añadiremos un tomate picado, repollo blanco y repollo morado cortado en tozos. Todo lo herviremos en agua y colaremos el caldo restante que es lo que beberemos para el periodo depurativo.

Durante un par de días debemos tomar solamente este preparado a las horas de las comidas, tanto como deseemos. No debemos probar otro tipo de alimentos a menos que sea algo ligero como la fruta que podremos echar mano de ella entre horas. Es necesario que sigamos esto a rajatabla para conseguir eliminar los residuos que nos sobran del organismo y que nos hacen sentir en muchas ocasiones mal. Desde luego que este tipo de depuración no se recomienda si padecemos anemia, malnutrición o cualquier tipo de enfermedad.

La cebolla nos hace llorar cuando la cortamos y es un alimento que se utiliza para condimentar ensaladas y pistos. Esto es lo que nos contestaría mucha gente si les preguntásemos qué es para ellos la cebolla. Pero lo que muchos no sabemos es la cantidad de propiedades curativas que tiene, ya que es un remedio natural muy bueno.

Se tiene constancia de su uso desde el antiguo Egipto, pues ofrecían la cebolla en ofrenda a los dioses. En la edad media era un condimento presente en todo tipo de platos. Aunque sí que es cierto que el los últimos años se ha asociado la cebolla a alimento de pobres. Y nada más lejos de la realidad, pues su consumo es beneficioso para afecciones del aparato digestivo, diabetes...

Entre sus muchas propiedades culinarias, la cebolla destaca por ser un alimento medicinal, y es que es un buen aliado contra la diabetes debido a su alto contenido en glucoquinina, una sustancia que disminuya el nivel de azúcar en la sangre. Además, a todo esto hay que sumar su bajo contenido en azúcares, grasas y calorías que lo hacen un alimento ideal para dietas especiales.

La cebolla es una importante fuente de fibra por lo que es un alimento muy utilizado para combatir el estreñimiento. Se puede ingerir cocida, con lo que tenemos un aporte extra de agua aumentando los beneficios de la fibra en nuestro intestino y mejorando así el tránsito y la eliminación de residuos. Pero a la vez es un buen remedio para combatir la diarrea, y es que su gran aporte de agua ayuda a reponer la pérdida de líquido y estabilizar los niveles del cuerpo.

La cebolla es un alimento con una alta capacidad antiséptica, ya que contiene sustancias que ayudan a combatir microbios, bacterias y hongos. Su consumo diario de forma cruda ayuda a que nuestro organismo se mantenga mejor, evitando infecciones de tipo bacteriano. En un aliado perfecto para mantener nuestro sistema digestivo en perfectas condiciones.

Entre sus propiedades también destaca su cualidad diurética, ya que es un alimento que ayuda a la eliminación de líquidos del cuerpo. Es por esto que resulta un aliado para nuestros riñones favoreciendo su funcionamiento. Para ello podemos hacer depurativas a base de cebolla comiéndola en sopas o caldos de cebolla macerada a lo largo de seis días junto a vino blanco.
Sin lugar a dudas la cebolla pertenece a ese grupo de alimentos que nos aportan muchos beneficios además de llenar de sabor nuestros platos. Un medicamento natural fácil de conseguir y con el que recibimos mucho a cambio de poco.

La quercetina es un pigmento natural hidrosoluble que se encuentra en alimentos vegetales como la cebolla. Además de la propiedad de colorear los alimentos, la quercitina tiene un efecto antioxidante y antiinflamatorio.

Según un estudio realizado en la Universidad de Pepperdine con ciclistas de élite, el tomar 600 mg diarios de quercitina durante 6 meses, mejora el rendimiento un 5% en pruebas de 30 kilómetros. Notándose una notable mejoría en los últimos 5 kilómetros de la prueba, esto puede ser debido a su efecto antiinflamatorio que retrasaría la fatiga.

Además de la cebolla, otros alimentos ricos en quercitina son: lombarda, manzana, vino tinto, judías, aceitunas, patatas, puerro, té, tomates, guisantes, repollo y avena entre otros.

A veces nos sorprende saber cómo alimentos tan comunes en nuestra despensa y cultura gastronómica y a la vez accesibles y baratos tienen propiedades tan importantes para el organismo.

Aunque ya lo decían nuestras abuelas y la medicina naturista ha hecho del ajo una bandera por su efecto antibiótico y por favorecer una buena circulación sanguínea, ahora una universidad americana ha explicado científicamente el por qué.

Investigadores de la Universidad de Alabama explican que el ajo contiene sustancias azufradas como la aliína con una acción directa potente pero que sobre todo ayudan a que el cuerpo aumente sus propios agentes circulatorios capaces de:

• Relajar los vasos sanguíneos
Aumentar el flujo de sangre
Prevenir la formación de coágulos o los daños asociados a la oxidación
• Estos efectos son provocados además de la aliína por otros compuestos que producen la síntesis en el cuerpo de agentes cómo el sulfuro de hidrógeno.

Lo curioso (y triste) del tema es que en vez de investigar cuántos ajos al día debemos tomar y cómo, los objetivos de estos científicos es determinar la cantidad de principios activos que deben contener los suplementos a base de ajo para conseguir el efecto deseado en el sistema circulatorio. Cualquier día hasta Drácula podría comercializar productos con ajo.

La uva ha tenido por mucho tiempo, al igual que la banana, cierta “mala fama” debido a que se decía que su valor calórico era relativamente alto debido a su elevado contenido en carbohidratos y azúcares.

Sin embargo, debemos conocer bien sus propiedades y veremos que esta creencia no es cierta sino que la uva puede ser un gran alimento que además, puede ayudarnos a desintoxicar nuestro organismo.

La uva está compuesta por un 80% de agua y aporta alrededor de 70 calorías por cada 100 gramos, es decir, su densidad calórica es baja ya que aporta menos calorías en más volumen lo cual contribuye a dar saciedad y a moderar la ingesta de alimentos.

Dentro de su composición existen ciertas sustancias que pueden brindar grandes beneficios a la salud como son los compuestos fenólicos: antocianinas, taninos y flavonoides, cuya función principal es como antioxidantes.

Los últimos estudios han conferido a la uva propiedades anticancerígenas debido a su alto contenido en sustancias que inhiben los efectos de los radicales libres.

Asimismo, el resveratrol y demás flavonoides son capaces de mejorar la circulación sanguínea al producir vasodilatación e impedir la agregación plaquetaria, lo cual previene la formación de trombos o coágulos en la sangre.

Entre los minerales contenidos en la uva se destacan el potasio y el magnesio, los cuales están ampliamente involucrados en la contracción muscular y son esenciales para el adecuado movimiento del cuerpo.

Entre otros de sus beneficios se encuentran sus propiedades laxantes que son suaves y naturales debido a su contenido en fibra, sobre todo en la piel de la uva. Por eso siempre es aconsejable lavar bien estas frutas y consumirlas sin quitar su piel.
Además, en menor cantidad poseen hierro y ácido fólico, esencial para prevenir estado anémicos y evitar alteraciones del tubo neural en bebes en gestación si se consume durante el embarazo.
Existen múltiples variedades de uvas, pero básicamente sus propiedades son iguales, por eso recomiendo para aquellos que deseen ingerir un snack saludable que opten por un pequeño racimo de uva que además, de depurar vuestro organismo, regularizar el transito intestinal y colmarlos de nutrientes, proveerá un efecto saciador y refrescante que les permitirá llegar con menos apetito a la próxima comida.

Ideal para chicos y grandes, como postre o tentempié, y muy apropiada para variar nuestra alimentación y colaborar en los planes de adelgazamiento, ya que su sabor dulce y sus escasas calorías pueden calmar la ansiedad fácilmente sin incrementar el aporte calórico.
Recopilación de información de wwwvitónica.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario